Páginas

23 de mayo de 2012

Morgiana (1972)

Aunque a menudo considerado como separado de la Nueva Ola Checoslovaca, el director Juraj Herz comenzó su carrera justo en el centro del movimiento que redefiniría a la industria fílmica Checoslovaca. El hecho de que no fuera un estudiante de la Escuela de Cine y TV de la Academia de las Artes de Praga (Herz era de la Facultad de Teatro) lo distanciaron del movimiento, pero también le permitió dar forma a su propio estilo, el cual era un poco más tradicional, aunque no menos subversivo. De hecho, la voluntad de Herz a trabajar alrededor de géneros definidos le permitieron mantener su excéntrica e idiosincrática visión intacta aún durante los años de la Normalización, cuando la liberalización de la Primavera de Praga terminó y una nueva era de censura llegó. El film de horror "Morgiana", lanzado en 1972, muestra una vez más ese gusto por lo horroroso ya mostrado en su clásico "Spalovac mrtvol" (1969), aunque en este caso, su lucha contra la censura no fue tan exitosa.

"Morgiana" es una historia de dos hermanas, Klára y Viktorie (ambas interpretadas por Iva Janzurová), quienes viven en una gran mansión tras la muerte de su padre. Viktorie se vuelve celosa por el hecho de que Klára ha heredado la mayoría de sus propiedades, incluyendo la casa. La popularidad de Klára con los hombres es otra fuente de molestia para Viktorie, sentimiento que se vuelve odio puro cuando descubre que el hombre que ama, Marek (Josef Abrhám) está enamorado de Klára. Llena de rabia, Viktorie decide envenenar a su hermana, por lo que compra un veneno letal de la misteriosa Otylie (Nina Divísková). Sin embargo, el plan de Viktorie no va exactamente como planeó, pues el veneno que obtuvo de Otylie tiene un efecto muy lento. Debido al envenenamiento, Klára comienza a sufrir de alucinaciones, mientras que la impaciencia de Viktorie crece cada segundo. Para empeorar las cosas, Otylie intenta chantajear a Viktorie, mientras que el gato Morgiana es testigo mudo del drama en casa de las hermanas.

Ubicada en un mundo decadente que parece atorado en el siglo IX, "Morgiana" está basada en la historia "Jessie y Morgiana" del autor ruso Alexander Grin. El guión, de Vladimir Bor y el director Juraj Herz, narra una historia que es en esencia un cuento de hadas sonde la hermana "buena" se enfrenta a las maquinaciones de la hermana "mala". Sin embargo, es un cuento de hadas con un giro oscuro: está narrado desde la perspectiva de la hermana "mala", explorando el crecimiento del odio de Viktorie por su hermana, enraizado en su rivalidad de hermanas y su envidia por la belleza, popularidad y fortuna de Klára. Todo hecho con un tono exagerado de melodrama que ultimadamente hace de "Morgiana" una parodia gótica de los elementos clásicos de la literatura Romántica. Y esto es totalmente intencional pues hay un innegable toque de humor negro en la exagerada trama de "Morgiana". La exageración es la clave de la historia, y esto va del guión al cuidadosamente orquestado diseño visual del filme.

Tomando como base las convenciones del tradicional drama de época, el director Juraj Herz los exagera para darle a "Morgiana" una altamente estilizada atmósfera de grotesca decadencia. Instrumental para esto es el trabajo del cinefotógrafo Jaroslav Kucera (famoso por su trabajo en clásicos de la Nueva Ola Checoslovaca como "Perlicky na dne" y "Sedmikrásky"), quien usa su talento para dar vida a la delirantemente surrealista visión que tiene Herz del mundo gótico de las hermanas. La cámara de Kucera es bastante dinámica, vagando libremente por la mansión mientras sigue el drama (de gran interés son las tomas donde se toma el punto de vista de Morgiana el gato). Jugando con el color y la luz, Kucera crea una atmósfera de ensueño que aumenta el tono de cuento de hadas oscuro que tiene "Morgiana". Como había hecho previamente en "Spalovac mrtvol", el director Juraj Herz hace extenso uso de lentes angulares, no sólo para el ya mencionado punto de vista gatuno, sino para reflejar la distorsionada mente de sus personajes.

Como se mencionó anteriormente, "Morgiana" funciona como un melodrama exagerado, así que una cierta cantidad de sobreactuación es de esperarse, sin embargo, este tipo de sobreactuación requiere gran habilidad y sutileza para que funcione correctamente y evite lucir artificial, y afortunadamente, la actriz Iva Janzurová logra este reto. Interpretando a Klára y a Viktorie a la vez, Janzurová realiza dos muy diferentes aunque igualmente admirables actuaciones. Como Klára, luce dulce y frágil, y logra conjurar esa mezcla de ingenuidad juvenil y tediosa indiferencia de la personalidad de niña mimada. Lo opuesto es su interpretación de Viktoria, la cual es vibrante y llena de energía, haciendo un creíble retrato de una mujer movida por el odio. A través de capas de maquillaje, Janzurová disfraza su belleza para darle al personaje una identidad propia. Dos actuaciones brillantes en verdad. El resto del elenco es menos afortunado, y aunque su trabajo no llega al punto de ser realmente malo, si hay una diferencia notoria en calidad.

Inquietantemente atmosférica y deliciosamente grotesca, "Morgiana" de Juraj Herz es un filme de horror que es más desconcertante que impactante, pues está basado en una sutil distorsión de un ambiente familiar. Desafortunadamente, a pesar de sus múltiples elementos interesantes, "Morgiana" está lejos de ser perfecta, pues el último tercio de cinta es un problemático y apresurado clímax que se siente forzado y fuera de lugar. Como si los escritores no hubiera sido capaces de encontrarle un final. De hecho, hay una razón para este final insatisfactorio, pues originalmente "Morgiana" incluiría la revelación de que las dos hermanas son en realidad dos personalidades de la misma mujer (un giro primordial de la novela de Alexander Grin). Ciertamente suena como un final más apropiado pero tristemente la administración se entrometió y Herz fue forzado a desarrollar una segunda mitad diferente para el filme. Un residuo de esta idea original es el hecho de que Iva Janzurová interpretó a ambas hermanas.

Quizás este cambio en el guión hubiera resultado en un filme más coherente y completo, pero desafortunadamente, esto es de esas cosas que nunca se sabrán. Sin embargo, a pesar de sus problemas "Morgiana" permanece como un gran ejemplo de horror surrealista; y aunque está lejos de ser de los mejores trabajos de Juraj Herz, es una buena demostración del estilo y talento de este a menudo tan olvidado miembro de la Nueva Ola Checoslovaca. Peculiar y grotesca, "Morgiana" quizás no haya envejecido tan bien (incluso podría lucir kitsch a ojos modernos), pero es una muy interesante película de horror surrealista que combina el terror y el melodrama para crear algo único. En cierta forma, "Morgiana" es una tristemente imperfecta obra maestra.

7/10
-------------------------------

2 comentarios:

rafelin71 dijo...

Me fascinó esta pelicula!
Gracias por dar tu visión, bastante coincidente con la mía.

J Luis Rivera dijo...

Gracias por el comentario rafelin! Busca "Valerie and her week of wonders", otra cinta Checoslovaca muy en el estilo de "Morgiana". Seguro te fascinará también.