Páginas

21 de octubre de 2012

Semum (2008)

De acuerdo a la teología Islámica, los Jinns son creaturas místicas creados con fuego por Alá, de la misma forma que lo shumanos están hechos con barro. Como a los ángeles, se les ordenó que sirvieran a Adán, el primer hombre, pero los Jinns tenían libre albedríao y no todos obedecieron la orden. Iblis fue el primero en desobedecer, y así fue expulsado del Paraíso, conviertiéndose en Shaytan (Satán), el nombre para aquellos que se rebelan contra Alá. Siendo mencionados frecuentemente en el Qur'an (El Corán), los Jinns tienen un papel importante dentro del folklor Islámico, con múltiples historias escritas sobre ellos. El cineasta turco Hasan Karacadag, decepcionado por el cine de horror de su país natal, decidió crear horror turco que reflejara su visión turco-islámica y tomo a los Jinns como inspiración para su obra. Si cinta de bajo presupuesto "D@bbe" trataba de un Jinn entrando a la tecnología moderna, similar a lo que ocurren en varias cintas de horror asiático ("Ringu" por ejemplo). Para su siguiente filme, "Semum" del 2008, Karacadag decidió abordar un tema clásico de horror religioso: el exorcismo.

En "Semum", Volkan (Burak Hakki) y Canan Karaca (Ayça Inci) son una pareja joven buscando por una nueva casa para comenzar una familia. Los Karaca encuentran una bella casa en Estambul que los fascina, y deciden mudarse. Todo parece normal y los Karacas comienzan su nueva vida sin ningún problema; sin embargo, Canan comienza a sentir que extrañas cosas ocurren en su casa. Ruidos extraños son el primer síntoma, pero pronto ella comienza a experimentar alucinaciones y la terrible sensación de que alguien más está con ellas. Volkan se preocupa, pero no sabe realmente que hacer para ayudarla. Las cosas se deterioran al punto de que es claro que Canan ya no es ella misma, sino que es ahora víctima de Semum, un poderoso sirviente de Shaytan decidido a destruir el cuerpo, la mente y el alma de Canan. Ahora Volkan deberá descubrir alguna manera de salvar a su esposa antes de que sea tarde, pues Semum la destruirá sin piedad. Un exorcusmo debera realizarse, con el fin de expulsar a Semum del cuerpo de Canan, pero la batalla no será fácil.

Escrita por el mismo director Hasan Karacadag (tomando como base supuestos casos reales), "Semum" sigue el patrón clásico de las cintas de posesión demoniaca, aunque con el agregado de estar firmemente basada en la mitología Islámica. Naturalmente, la comparación con el clásico de WIlliam Friedkin, "The Exorcist", es inevitable, y en efecto, la trama de "Semum" de hecho toma prestados diversos elementos del filme de Friedkin (el mismo Karacadag acepta la comparación como válida), quizás no al punto de llegar a ser una copia al carbón (como el filme turco "Seytan" de 1974), pero sí lo suficiente como para hacerlo sentir derivativo. Sin embargo, los elementos Islámicos le dan un sabor bastante diferente a este exorcismo, y Karacadag incluye suficientes detalles para darle a su cinta una distintiva personalidad propia. Los personajes están bien definidos, aunque la historia se vuelve por momentos lenta, siendo este su principal problema. También, es digno reconocer el esfuerzo de Karacadag de dar una visión realista de la vida moderna en Turquía, lejos del estereotipo tradicional sobre los musulmanes.

A pesar de trabajar con un bajo presupuesto, el director Hasan Karacadag logra crear una buena atmósfera de terror en "Semum", particularmente durante la primera mitad del filme, la cual muestra a Canan descubriendo al demonio y su subsecuente posesión. Ciertamente, Karacadag emplea varios clichés del género, pero el uso que les da es bastante apropiado y el resultado muy provechoso. El trabajo del cinefotógrafo Seyhan Bilir es efectivo, nada espectacular pero hace un buen trabajo en crearle una atmósfera distintiva al filme. El director Karacadag le da a esto un buen uso, y saca mucho provecho en algunas escenas interesantes; aunque debe decirse que su narrativa visual es tal vez demasiado lenta en su ritmo, pues aunque no llega a ser aburrida, sí es un tanto tediosa. Desafortunadamente, el estilo sutil con el que comienza el filme es progresivamente abandonado en favor de uno más visualmente efectista, lo que no sería tan malo si no fuera porque los efectos digitales de "Semum" son bastante pobres, y su excesivo uso en el climax del filme lo abaratan enormemente.

Las actuaciones son en general buenas, nada espectaculares pero tampoco realmente malas. Como Canan, la actriz Ayça Inci es quizás lo mejor del filme, pues su actuación es bastante buena, incluso cuando su personaje es poseído por Semum. Con gran talento y mucha intensidad, Inci crea dos personalidades muy contrastantes: la sensible Canan y el salvaje y vengativo Semum. Fácilmente la mejor actriz en el filme. Su contraparte, Burak Hakki es mucho menos afortunado en su interpretación del esposo Volkan, pues en ocasiones se siente acartonado e inexpresivo. Hakki ciertamente le da una fuerte presencia al pepel y tiene buenos momentos, pero en general se aprecia inseguro en su papel. Es cierto que su personaje es menos desarrollado que el de Inci, pero aún así su trabajo no es muy bueno. Sefa Zengin es particularmente efectivo en su rol como el misterioso jardinero, y logra mucho con su presencia escénica. Como la amiga de Canan, Banu, la actriz Nazli Ceren Argon es muy buena, aunque su personaje queda muy poco explorado.

Quizás el más grande problema que enfrenta "Semum" es que es imposible no verla como un producto derivativo y poco original en su estructura. Ciertamente, el lado Islámico de la historia es muy interesante y le da una identidad propia, pero Karcadag permanece demasiado cerca de la fórmula, evitando que su filme puede lucir original. Está claro que en "Semum" Hasan Karacadag no solamente trato de hacer un filme de horror Islámico, sino uno que pudiera llegar de igual forma a una audiencia global. Desafortunadamente, al hacerlo es probable que Karacadag haya abusado un poco de los clichés y lugares comunes. Esto explica la degeneración que vive el filme al ir de horror sutil a un exagerado despliegue de efectos especiales, que como se mencionó anteriormente, no sería tan malo si al menos los efectos fueran buenos, ya que su baja calidad degrada el filme. Y esto es una lástima, pues Karacadag nos muestra un rostro diferente del Islám, uno que es pocas veces visto y es usualmente opacado por el ardiente fanatismo de sus fieles más radicales.

Como a la gran mayoría de los filmes de posesiones demoniacas, la comparación con "El Exorcista" es una dura carga para el "Semum" de Hasan Karacadag, pues es difícil no verla como una copia del filme de Friedkin con Islám en vez de Catolicismo. Sin embargo, a pesar de sus problemas, "Semum" logra se interesante y entretenido. Ciertamente, su lento ritmo es un defecto, y sus efectos especiales muy pobres, pero aun así es una cinta que se deja ver. "Semum" de Karacadag tal vez no haya resultado el nuevo model de horror Islámico que su director deseaba, pero es una interesante película de horror que muestra un promisorio futuro para el horror turco. Al menos "Semum" logra borrar la memoria de "Seytan" cuando se habla de horror turco.

6/10
-------------------------------

1 comentario:

Mario Alberto Godoy dijo...

Es malisima pero es Semum Jajaj.